lunes, 11 de febrero de 2008

Licenciatura en Filología Griega y Latina

Con el propósito de promover la Licenciatura en Filología Griega y Latina y amparándome en el artículo 8vo de la Constitución, publico aquí los antecedentes de esta Licenciatura y los procedimientos que tuvieron curso para que llegara a existir.



______________________________________________



Acuerdo 860 CA



SECRETARÍA GENERAL





CONSEJO ACADÉMICO

(Sesión ordinaria del 11 de marzo del 2005)



VISTOS: Las atribuciones del Consejo Académico, establecidas en los Estatutos de la UMCE, DFL Nº 1 de 1986, artículo 26º, letra e.



CONSIDERANDO: La aprobación del Consejo de la Facultad de Historia y Geografía y la necesidad de abrir nuevos ámbitos de desarrollo del conocimiento en educación.



ACUERDO Nº 860:

A) El Consejo Académico, reunido en sesión ordinaria del 11 de marzo de 2005, aprueba, unánimemente, el Programa de Licenciatura en Filología Griega y Latina, conforme a las especificaciones que se indican.



REQUISITOS DE INGRESO



- PSU rendida (promedio 500 puntos) / o Título / o Grado.

- Entrevista personal.



PLAN DE ESTUDIO



PRIMER AÑO

I Semestre Hrs.

Lengua Griega I 6

Lengua Latina I 6

Lengua Materna I 4

Literatura Griega 4

20 Hrs. Semanales

360 Hrs. Semestrales



II Semestre Hrs.
Lengua Griega II 6
Lengua Latina II 6
Lengua Materna II 4
Historia de Grecia 4
20 Hrs. Semanales
360 Hrs. Semestrales



SEGUNDO AÑO

III Semestre Hrs.

Lengua Griega III 6

Lengua Latina III 6

Literatura Latina 4

Arte Griego 4

20 Hrs. Semanales

360 Hrs. Semestrales



IV Semestre Hrs.
Lengua Griega IV 6
Lengua Latina IV 6
Historia de Roma 4
Arte Romano 4
20 Hrs. Semanales
360 Hrs. Semestrales



* Salida intermedia optativa a Bachillerato



TERCER AÑO

V Semestre Hrs.

Filología Griega I 4

Filología Latina I 4

Filosofía Helénica 4

Metodología de la Investigación 4

Seminario I 4

20 Hrs. Semanales

360 Hrs. Semestrales



VI Semestre Hrs.
Filología Griega II 4
Filología Latina II 4
Filosofía Helenístico-Romana 4
Etimología Griega 4
Seminario II 4
20 Hrs. Semanales
360 Hrs. Semestrales



CUARTO AÑO

VII Semestre Hrs.

Filología Griega III 4

Filología Latina III 4

Religión y Mito en Grecia 4

Etimología Latina 4

Seminario de Grado Anual 2

18 Hrs. Semanales

358 Hrs. Semestrales



VIII Semestre Hrs.
Filología Griega IV 4
Filología Latina IV 4
Religión y Mito en Roma 4
Tradición Clásica 4
Seminario de Grado Anual 2
18 Hrs. Semanales
358 Hrs. Semestrales



REQUISITOS DE GRADUACIÓN



- Grado de Bachiller en Filología Griega y Latina: haber completado el primer bienio.



- Grado de Licenciado en Filología Griega y Latina: haber completado el Plan de Estudios.



Los estudiantes se regirán por el Reglamento General de Estudios.



CONCEPTOS DE TITULACIÓN



La Calificación Final del Grado, se realizará por suma aritmética y tendrá su equivalencia en notas de acuerdo a la escala que se indica, aprobada por Resolución Exenta Nº 0937 de fecha 12 de abril del 2002.



4,0 — 4,9 Aprobado

5,0 — 5,9 Aprobado con Distinción

6,0 — 7,0 Aprobado con Distinción Máxima



B) Se solicita a la Junta Directiva la creación de:

Grado de Bachiller en Filología Griega y Latina

Grado de Licenciado en Filología Griega y Latina





PROF. JAIME ESPINOSA ARAYA

SECRETARIO GENERAL



_________________________________________



CENTRO DE ESTUDIOS CLÁSICOS





MEMORANDUM Nº 38





A: Sr. Jaime Espinosa

Secretario General



De: Directora Centro de Estudios Clásicos



Mat.: Envía Licenciatura en Filología Griega y Latina



Fecha: Santiago, abril 21 de 2005





Adjunto envío a usted la presentación de la Licenciatura en Filología Griega y Latina.



Atentamente,



Giuseppina Grammatico Amari

Directora

Centro de Estudios Clásicos





Licenciatura en Filología Griega y Latina





I. Fundamentos:



1. Lo que comúnmente se llama "Mundo Clásico" incluye dos de las culturas más sobresalientes a que haya llegado la humanidad. En consecuencia, frente al espíritu poseen valor de por sí, no necesitando, por consiguiente, justificación exterior alguna.

2. Nuestra civilización es en casi todos sus aspectos heredera del Mundo Clásico. El influjo de Grecia y Roma es tan patente en la historia de las literaturas occidentales hasta el día de hoy que nadie con autoridad lo ha puesto en duda jamás.

3. El conocimiento de la lengua latina es indispensable para un estudio en profundidad de los idiomas románicos, ya que éstos derivan directamente de aquélla. Por su parte, conocer la lengua griega ayuda a la inteligencia de casi todo nuestro léxico técnico y resulta indispensable para quien desea ahondar en el campo de la filosofía, de la historia y de la teología.

4. Para la continuación y el fortalecimiento de los estudios llamados tradicionalmente "clásicos" es absolutamente indispensable implementar una Licenciatura, pues sólo así podremos obtener especialistas formados en Chile y destinados a trabajar en nuestro país en tan importante área de la cultura.





II. Objetivos:



Ser Licenciados en Filología Griega y Latina tiene por objeto adquirir los siguientes conocimientos especializados:



1. Dominio de las lenguas clásicas que haga posible la lectura expedita, fluida y con plena comprensión de los textos, condición indispensable para una auténtica y fundamentada apreciación filológica.

2. Conocimiento científico, en su texto original, de las obras maestras de la literatura griega y latina.

3. Amplio y sólido conocimiento del mundo cultural grecorromano,con el fin de situar las literaturas griega y latina en sus respectivos contextos.

4. Dominio de métodos y técnicas de investigación filológica.

5. Competencia en la aplicación de la metodología, la técnica y los conocimientos adquiridos a los ámbitos del quehacer académico y de la investigación humanística.





III. Plan de Estudios:



[Igual que en el Acuerdo 860, añadiendo dato del total de horas: 2.876]





IV. Requisitos de ingreso:



[Igual que en el Acuerdo 860]





V. Duración de los estudios:



- 8 semestres





VI. Requisitos de graduación:



- Haber aprobado todas las asignaturas del plan de estudios





VII. Unidad Académica Responsable:



- Centro de Estudios Clásicos





VIII. Características del programa:



- Régimen: semestral

- Jornada: vespertina

- Carga horaria: 20 horas promedio semanales





IX. Grados que otorga:

- Bachiller en Filología Griega y Latina (después de haber completado el primer bienio)


- Licenciado en Filología Griega y Latina (al completar el programa)





X. Áreas abarcadas por el plan:



- Lenguas clásicas (Lengua griega; Lengua latina; Filología griega y latina; Etimología griega y latina)

- Cultura (Literatura; Historia; Filosofía; Religión y Mito; Arte; Tradición; Seminarios)

- Metodología de la Investigación



Descriptores:



· Lengua griega 1, 2, 3, 4.

Esta línea se propone introducir a los alumnos en el conocimiento de las estructuras morfosintácticas de la lengua griega, a fin de iniciarlos:

1. en el descubrimiento de la riqueza lingüística y semántica de la palabra originaria, fundadora de mundos;

2. en el aprendizaje de un léxico esencial y común por grandes unidades temáticas;

3. en el reconocimiento y la aplicación de las formas de expresión propias del griego y presentes en las lenguas que de él proceden, y

4. en el aprendizaje conjunto de la lengua y la cultura griega a través de la lectura de los textos clásicos más significativos.

El programa se articulará en cuatro niveles que abarcarán el proceso entero de apropiación, por parte de los alumnos, de los instrumentos necesarios para el conocimiento de la lengua y la comprensión de los textos.

Los contenidos gramaticales y sintácticos serán distribuidos en los cuatro niveles y los textos en que ellos pueden reconocerse serán oportunamente seleccionados y graduados de acuerdo al grado de dificultad que presentan.



· Lengua latina 1, 2, 3, 4.

Esta línea se propone introducir a los alumnos en el conocimiento de las estructuras morfosintácticas de la lengua latina, madre común de las lenguas romances, a fin de iniciarlos:

1. en el descubrimiento de la riqueza lingüística y semántica de la palabra originaria, fundadora de mundos;

2. en el aprendizaje de un léxico esencial y común, por grandes unidades temáticas;

3. en el reconocimiento y la aplicación de las formas de expresión propias del latín y presentes en las lenguas que de él proceden, y

4. en el aprendizaje conjunto de la lengua y la cultura latina a través de la lectura de los textos clásicos más significativos.

El programa se articulará en cuatro niveles que abarcarán el proceso entero de apropiación, por parte de los alumnos, de los instrumentos necesarios para el conocimiento de la lengua y la comprensión de los textos.

Los contenidos gramaticales y sintácticos serán distribuidos en los cuatro niveles y los textos en que ellos pueden reconocerse serán oportunamente seleccionados y graduados de acuerdo al grado de dificultad que presentan.



· Filología griega y latina 1, 2, 3, 4.

Esta línea está destinada a guiar a los alumnos en la lectura, comprensión e interpretación de la obra de uno o más autores griegos y latinos en el idioma original, ayudándolos a resolver los problemas lingüísticos, gramaticales, métricos, históricos, filosóficos, literarios, estéticos que dificulten su tarea, permitiéndoles de ese modo comprender en plenitud su legado.

La filología no es, para usar una expresión nietzschiana, "un campo de rastrojos". No puede limitarse a clasificar y comparar fenómenos lingüísticos; debe "recomponer las imágenes de la Antigüedad Clásica para ofrecer a los tiempos presentes un mundo ejemplar de valor eterno", "reproducir la vida de la Antigüedad para crear en nosotros, por medio del estudio y de la interpretación de los textos, sugestiones educativas y creadoras", ayudarnos a "hacernos clásicos" sin dejar de ser modernos.

Nuestra filología quiere ser una "meditación textual", instrumento valiosísimo de educación moral y mental a la vez que de goce espiritual.

Se trazará el perfil del o de los autores escogidos dentro del contexto en que están inmersos.

Se identificará la estructura y los rasgos característicos de la obra o las obras escogidas o de una selección de ellas.

Se procederá a la lectura, traducción, interpretación y al comentario de los textos con un enfoque crítico riguroso y a la luz de la tradición filológica antigua y moderna.

El programa de articulará en cuatro niveles para la Filología griega y cuatro para la latina. A lo largo de ellos, los alumnos adquirirán paulatinamente un dominio satisfactorio de la lengua, ya sea en el ámbito teórico de la gramática comparada y de la sintaxis, ya en el práctico, que los capacitará para la comprensión de los textos originales, graduados en orden de complejidad.



· Etimología griega y latina.

Esta línea pretende entregar al alumno las herramientas necesarias para profundizar en el conocimiento de la estructura y significado de palabras griegas y latinas, reunidas en grupos que constituyen un todo semántico.

El conocer y comprender el étimo de estos vocablos es de ayuda inconmensurable en la formación de un pedagogo y de todo hombre amante del saber. Un estudio sistemático de las lenguas griega y latina no puede descuidar su estructura lingüística ni su riqueza semántica. Es por ello que resulta imprescindible para un estudioso de la lengua reconocer la dinámica estructural del léxico griego y latino, así como sus posibilidades derivativas y formativas, tanto en el aspecto morfo-sintáctico como en el aspecto semántico. Sólo así es posible la verdadera dimensión de la palabra antigua.



· Lengua materna 1, 2.

Esta línea [que actualmente ha sido reemplazada por «Lengua moderna 1 y 2»] pretende afianzar el dominio del castellano —absolutamente necesario para todos los estudiantes universitarios y de modo muy especial para los que cursan una carrera humanística— y entregar una visión global de la producción literaria chilena. Incluye Gramática, Ortografía, Expresión escrita y oral, Lectura de textos.



· Literatura griega y latina.

Los cursos de Literatura comprenden una parte teórica, que presenta la historia literaria, y una práctica, que se basa en la lectura de los textos. La primera sitúa a los autores en su contexto histórico-cultural y da a conocer sus obras, su pensamiento, los rasgos que los distinguen. La segunda parte del conocimiento directo de las obras o de parte significativa de ellas, profundiza lo esencial, enfatiza lo ejemplar e introduce la discusión sobre los problemas que ellas plantean y la vigencia de su contenido en el mundo contemporáneo. Se utilizan textos bilingües para empezar a familiarizarse con la lengua original y se entregan nociones de métrica para reconocer la cadencia de las composiciones poéticas.

La dinámica de los cursos prevé, al lado de las clases expositivas, disertaciones, lecturas dramatizadas, recitales y presentaciones on line. La evaluación tendrá en cuenta el promedio de los resultados de las pruebas, los trabajos de investigación y las presentaciones orales.



· Historia de Grecia e Historia de Roma.

Esta línea ofrece un panorama completo de los acontecimientos que se dieron en Grecia y en Roma a lo largo de su historia y de las ideas que los generaron, imprimiéndoles sus rasgos característicos.

La primera parte abarca el período "clásico" de la historia de Grecia antigua (grosso modo, siglos IV-V a.C.), juzgado como la etapa de apogeo de esa cultura, y el período helenístico.

La época clásica creó o desarrolló casi todos aquellos valores y logros que aún la civilización actual estima; así, la filosofía, la ciencia, la democracia, etc. Es imprescindible, entonces, estudiar estas realizaciones en su propio contexto histórico y con el sentido de relatividad que ya los antiguos griegos tenían. Por otra parte, el mundo griego ha valido históricamente como modelo o paradigma para el mundo moderno y es, por tanto, necesario confrontarlo críticamente.

A partir de las conquistas de Alejandro Magno, se abre un mundo fabulosamente nuevo e insospechados horizontes para las ciencias, la historia, la geografía y la filosofía. La helenización del oriente y del occidente antiguos constituye una nueva época en la historia del mundo y es el supuesto de ulteriores formaciones políticas, culturales y religiosas: el Imperio Romano, el Cristianismo y, más lejanamente, el Islam.

La segunda parte introducirá a los alumnos en el conocimiento del mundo histórico romano. La Roma que llegó a unificar el mundo antiguo es un producto histórico; como tal, tiene su gestación en el tiempo. En gran medida, la Roma de Augusto puede ser considerada una culminación que, al mismo tiempo, busca volver a sus orígenes como a una fuente de energías para enfrentar una nueva etapa histórica. El "fin del mundo antiguo", en cuanto proceso histórico, es materia de discusiones respecto a sus límites inicial y terminal. Podemos caracterizarlo como período de "decadencia" y muerte de una civilización o de nacimiento de otra. La caída del Imperio Romano, por otra parte, ha sido un tema de reflexión histórica permanente. Agréguese que es en esta época que el cristianismo se impone en el Imperio Romano, determinando el mundo por venir.


· Filosofía griega helénica y helenístico-romana.

Esta línea quiere presentar el patrimonio de ideas que surgieron en la Grecia antigua y de allí se irradiaron en Roma y en todo su imperio hasta alcanzar una resonancia universal. Ellas plantean e intentan dar respuesta a las principales inquietudes del individuo y de la sociedad.
Tratan de definir el ser del hombre y de lo divino y la estructura de lo real, ya sea físico, ya sea social y político, tanto individual como colectivo.
Bosquejan la relación del hombre con la naturaleza, con la divinidad, con los otros hombres, consigo mismo y con las cosas que lo rodean.
Acceder a este patrimonio es del todo indispensable para la formación del ser humano dentro de un proceso de aprendizaje orientado hacia una toma de conciencia de su realidad.


· Historia del arte griego y romano.

La línea de Historia del Arte se plantea como un conjunto de cursos de carácter teórico y experiencial. La parte teórica se centra fundamentalmente en el estudio histórico y el análisis de obras de arte de los periodos correspondientes. A su vez, intenta desarrollar en el alumno una visión global y totalizadora en relación con las teorías que sustentan el arte y los métodos que permitirán actuar en el descubrimiento del mismo a través de la historia.
La parte experiencial se relaciona con la vivencia sensorial de los alumnos, motivada ciertamente por el aprendizaje teórico de la asignatura.


· Religión y Mito en Grecia y en Roma.

Esta línea quiere introducir al alumno al fascinante mundo de los dioses y de los héroes antiguos y ayudarlo a identificar, tras el relato de sus gestas, las verdades profundas que atañen al hombre de todos los tiempos.
En la Grecia arcaica, "mito" es la irrupción de lo divino en la línea continua de lo cotidiano. El mito entrega, mediante relatos, la explicación de los grandes problemas de la humanidad. Se remonta a un momento originario, arquetípico, y propone una visión globalizante del todo. Muestra la realidad universal como obra sagrada y propone una actuación del hombre en armonía con la misma.
Allí donde la ciencia se detiene, incapaz de encontrar respuestas satisfactorias a las eternas interrogantes que surgen de lo más hondo del alma humana, el mito propone soluciones precisas, directas, acertadas, a veces paradójicas, en un lenguaje simbólico de gran transparencia y sugestión.
En Roma, el mito se fusiona con la historia y adquiere rasgos característicos propios. Los dioses romanos, no obstante las apariencias, no son simplemente una copia de los griegos, aunque algunas de sus facetas permitan asimilarlos. Extraordinaria importancia asumen en este contexto los rituales, las fiestas y el contexto histórico en el cual se enmarcan.


· Tradición clásica.

Esta asignatura pretende rastrear la presencia y vigencia de "lo clásico" en épocas posteriores. Se propone enseñar a distinguir entre una presencia pasiva, que es simple repetición e imitación de contenidos, y una activa, que es innovación y recreación a partir de las obras del pasado, donde éstas actúan como substrato fecundo y fuente de inspiración, originando una producción original que puede ser de continuidad o de ruptura.


· Metodología de la Investigación.

Esta asignatura se propone iniciar a los alumnos en el desarrollo de trabajos de investigación, mostrándoles las actividades que deben realizar y los métodos que deben seguir si quieren obtener resultados satisfactorios. La investigación, sea ella humanística o científica, teórica o aplicada, ha de ser sistemática, ordenada, crítica y rigurosa y ha de producir nuevos conocimientos, interpretaciones y teorías.
El curso presenta la investigación como un proceso dinámico, compuesto por una serie de etapas que se desprenden una de otra, generando siempre nuevas interrogantes y permitiendo profundizar los contenidos, plantearse interrogantes y buscar respuestas.


· Seminario 1 y 2.

Son cursos monográficos que abarcan a un autor clásico o una de sus obras o un género literario a considerar en un determinado período de su desarrollo o un tópico específico o un período determinado. Pretenden iniciar a los alumnos en el trabajo de investigación interdisciplinaria, guiándolos en la profundización exhaustiva de un argumento específico (ej. El drama antiguo; La lírica coral; Calímaco; Lucilio; La naturaleza; El sentimiento religioso).


· Seminario de grado (anual).

Constituye la coronación de los estudios. Los estudiantes aplicarán las herramientas, procedimientos y métodos que les han sido entregados durante su trayectoria académica y desarrollarán, bajo la vigilancia del profesor guía, un tema determinado, con el rigor, la coherencia y la claridad propia de un estudio avanzado.


__________________________________________

Acuerdo 599 JD



SECRETARÍA GENERAL
JUNTA DIRECTIVA
(Sesión ordinaria del 1º de agosto del 2005)
VISTOS: Las atribuciones de la Junta Directiva, establecidas en el Estatuto de la UMCE, DFL Nº 1 de 1986, Artículo 13º, letra e.
CONSIDERANDO: La solicitud del Consejo Académico, expresada en el acuerdo Nº 860 del 11 de marzo del 2005.
ACUERDO Nº 599: La Junta Directiva, reunida en sesión ordinaria del 1º de agosto del 2005, aprueba, por la unanimidad de los miembros presentes, la creación de los grados de:
a) Bachiller en Filología Griega y Latina, como salida intermedia del Programa de Licenciatura en Filología Griega y Latina.
b) Licenciatura en Filología Griega y Latina.
JAIME ESPINOSA ARAYA
SECRETARIO GENERAL
________________________________________
UNIVERSIDAD METROPOLITANA DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
SECRETARÍA GENERAL
MEMORANDUM Nº 693
A: SR. GONZALO HUIDOBRO A.
JEFE DEPARTAMENTO JURÍDICO
DE: SECRETARÍA GENERAL
FECHA: SANTIAGO, septiembre 30 del 2005.
Sírvase encontrar adjuntos, para la elaboración de la Resolución correspondiente, Acuerdo Nº 860 del Consejo Académico y Acuerdo Nº 599 de la Junta Directiva, los que dicen relación con la creación de los Grados de Bachiller en Filología Griega y Latina y Licenciado en Filología Griega y Latina.
Sin otro particular, saluda atentamente a usted.
PROF. JAIME ESPINOSA ARAYA
SECRETARIO GENERAL
_________________________________________
UNIVERSIDAD METROPOLITANA DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
APRUEBA GRADOS ACADÉMICOS EN FILOLOGÍA GRIEGA Y LATINA Y SU RESPECTIVO PROGRAMA
RESOLUCIÓN EXENTA Nº 02698
SANTIAGO, 26.10.05
VISTOS:
Lo dispuesto en la Ley 18.433; en el DFL Nº 1 de 1986 y en el Decreto Supremo Nº 135 / 2005 ambos de Educación; en el memorándum Nº 693 del Secretario General de 30 de septiembre del 2.005; y en la Resolución Nº 520/96 de Contraloría General de la República;
RESUELVO:
1º Apruébase la creación del grado académico de Licenciado en Filología Griega y Latina.
Créase también el grado de Bachiller en Filología Griega y Latina, como salida intermedia del Programa de Licenciatura en Filología Griega y Latina.
Todo lo anterior conforme a los dispuesto en el Acuerdo Nº 599 de la Junta Directiva de 1º de agosto del 2.005, que pasa a ser parte integrante de esta Resolución.
2º Apruébase el Programa de Licenciatura en Filología Griega y Latina en conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo Nº 860 del Consejo Académico de 11 de marzo del 2.005. El Acuerdo Nº 860 del Consejo Académico de 11 de marzo del 2.005 será parte integrante de esta Resolución.
Anótese, Comuníquese y Regístrese.
PROFESOR RAÚL NAVARRO PIÑEIRO
RECTOR

jueves, 17 de enero de 2008

La advertencia de Hera y el despecho de Atenea ante la victoria de Afrodita en el “Juicio de Paris”

Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación
Facultad de Historia, Geografía y Letras
Centro de Estudios Clásicos


Cátedra Arte Griego
Profesora Valeria Riedemann
Alumno Cristian Mancilla


_____________________________________________________


Introducción


El presente texto es un breve trabajo comparativo entre una obra artística antigua y otra medieval cuyo tema central es el “Juicio de Paris”, considerando adyacentemente algunas obras literarias antiguas. Este tema aparece en obras artísticas desde el siglo VII a.C., siguió siendo vigente durante la antigüedad y alcanzó una gran fama desde fines del Medioevo y durante el Renacimiento, de modo que se ha hecho conocido hasta nuestros días gracias a su difusión pictórica.

Se trata, pues, de las diosas Hera, Atenea y Afrodita acudiendo ante el pastor y príncipe Paris después de haber sido conducidas por Hermes para que aquél juzgue cuál de entre ellas resulta ser la más bella y merece recibir la manzana dorada de la belleza. En todas las obras pictóricas que incorporan el tema se presumen conocidos los dones ofrecidos por las diosas que son referidos por la tradición oral primero y por las obras literarias más tarde. El interés de este tema está dado por su antigüedad y permanencia a lo largo del tiempo hasta nuestros propios días, atravesando más de veinticinco siglos de historia artística. Su popularidad narrativa y su atractivo pictórico lo hacen universal y apreciable para ser tratado.

La hipótesis que proponemos es que, sobre la base de versiones narrativas similares, surgirán representaciones plásticas con rasgos comunes a pesar de que las posteriores no tengan como antecedente directo y conocido a las anteriores; es decir, que las representaciones modernas del Juicio de Paris, inspiradas exclusivamente en los textos que lo relatan, reflotarán características retratadas en alguna obra plástica antigua surgidas, presumiblemente, desde los relatos orales que constituían el mismo material para las obras literarias que conocemos hasta hoy.

Nuestra metodología consistirá en la comparación de dos obras plásticas: una arcaica y otra medieval, atendiendo también a algunas posteriores y a textos de diversos periodos que estén referidos al tema contemplado en aquellas obras. Pondremos especial atención sobre los gestos y la emocionalidad de los personajes observados en ellas para encontrar los rasgos comunes manifestados y destacar las diferencias en el modo de expresarlos, concentrándonos en la ofuscación de Hera y la vergüenza de Atenea.


La gestualidad plástica desde la emotividad literaria

Las referencias más antiguas que encontramos acerca del Juicio de Paris se encuentran en un peine de marfil que data del siglo VII a.C. y en el canto XXIV de la Ilíada. El peine muestra a las tres diosas frente al pastor Paris en el momento en que éste se encuentra inclinándose por Afrodita, lo cual se manifiesta en su brazo derecho extendido manifestando ofrecimiento y en los brazos extendidos de la diosa Cipris significando recepción. En la Ilíada, en tanto, podemos leer lo siguiente:

“Así ultrajaba [Aquiles] en su furor a Héctor, de la casta de Zeus. Pero los felices dioses se compadecían de él al contemplarlo e incitaban al benéfico Argicida a que lo raptara. A todos los demás les placía eso, pero no a Hera ni a Posidón ni a la ojizarca doncella, que persistían como desde el principio en su odio contra la sacra Ilio, contra Príamo y contra su hueste por culpa de Alejandro, que había humillado a las diosas cuando llegaron a su aprisco y él se pronunció por la que le concedió la dolorosa lascivia” (XXIV c. 20-30, pp. 584-585).

En el fragmento no sólo se hace referencia al Juicio de Paris, sino que se aclara además el sentimiento de odio que sostienen Hera y Atenea a causa de él. Teniendo en cuenta este dato es que podemos volver sobre el susodicho peine de marfil y fijarnos en que, yendo secuencialmente Hera, Atenea y Afrodita (Alamillo, 2003), la diosa Hera está apuntando con su dedo al príncipe Paris como en señal de advertencia por haberla despreciado. A continuación, podemos apreciar el relieve dibujado del peine de marfil.





Nos referimos, pues, a obras enmarcadas en el periodo arcaico: siguen un canon formal y rígido, mostrando imágenes típicas en lugar de realistas, concentrándose sobre todo en la forma con rasgos como la frontalidad y la rigidez, la versificación en hexámetros, etcétera. Durante los periodos siguientes, no encontramos muestras similares de esta gestualidad emocional en las obras plásticas —que corresponden principalmente a pinturas sobre cráteras—, pero sí en obras literarias latinas (Higino y Virgilio).

Traspasado el periodo antiguo, pues, reaparece el tema en una pintura atribuida a Domenico Veneziano, alrededor de 1461: en ella se aprecia nuevamente a Afrodita recibiendo la manzana, a Hera señalando a Paris y, además, a Atenea abochornada producto de la derrota. Si bien el tema fue ampliamente representado durante la antigüedad, es verosímil creer que prácticamente se había perdido hasta la producción de la obra recién mencionada; y así como es probable que el pintor tuviese más acceso a fuentes literarias que pictóricas, puesto que la mayor cantidad de éstas han sido descubiertas recientemente y que Paris aparece con tonsura —rasgo propio de los monjes, quienes tenían acceso a la cultura y a textos clásicos durante ese entonces—, también es plausible que esta pintura se haya inspirado en algunos textos antes de que en alguna imagen.

Y mientras que la antigua representación del peine de marfil coincide temporalmente con los poemas homéricos, la pintura atribuida a Veneziano tiene tras de sí una larga tradición con diversos textos tratando el tema. De entre las versiones latinas —aparte de las griegas arcaicas, clásicas y helenísticas—, aquéllas que ponen mayor énfasis en la emotividad de Hera y Atenea son las de Higino y Virgilio. En su Fabularum liber, Higino detalla lo siguiente:

“Paris donum poſterius prioribus antepoſuit, Venerémque pulcherrimam eſſe iudicauit, ob id Iuno & Minerua Troianis fuerunt infeſtæ”[1] (Fabula XCII “Paridis iudicium”, 21.b).

En la Eneida de Virgilio, en tanto, podemos leer así:

“No se habían borrado de su mente [de Juno] las causas de su enojo
ni su amargo pesar. Queda en lo hondo de su alma fijo el juicio de Paris
y el injusto desprecio a su hermosura
y el odio a aquella raza y el honor dispensado a Ganimedes” (I, c. 20-30).


El sentimiento de odio se remarca en la diosa Juno en la Eneida, incluyendo a Atenea en el Fabularum liber e incluso a Poseidón en la Ilíada. Pero Karl Reinhardt (1997) nos advierte que Poseidón se une al partido anti-troyano sólo circunstancialmente: ante la injusticia de Zeus que permite que los aqueos sucumban frente a los troyanos y ante el menosprecio insinuado en la Ilíada, Poseidón decide sumarse a la causa de Hera y Atenea, ayudando a los aqueos y perjudicando a los troyanos mientras Hera seduce a Zeus.

Pero apreciemos el Juicio de Paris atribuido a Veneziano:




Es visible el gesto de Hera señalando hacia Paris, igual que en el peine de marfil del siglo VII a.C. Son visibles, también, algunos detalles como anacronismo en la vestimenta y tonsura de Paris, rigidez o extremo formalismo en las formas del paisaje y una exposición de conocimientos acerca de la anatomía femenina a través de la pintura. Es posible entrever la vergüenza de Atenea en la postura que adopta: mientras Hera está de frente amenzando sin temores, Atenea se cubre y oculta su cuerpo de las miradas ajenas. Estos mismos motivos se repiten, de forma más o menos clara y en conjunto, en un grabado de Marcantonio Raimondi —hecho sobre la base de un dibujo de Rafael— (c. 1516), en Lucas Cranach[2] (1512-1514; 1528, y 1530), en Peter Paul Rubens (1600), en Claude Gellée “Lorrain” (1645), en Jan Both y Cornelis van Poelenbergh (1645-1650), en Adriaen van der Werff (1716), en Antoine Watteau (1720-1721), en William Blake (1817) y en Pierre Renoir (c. 1914). El gesto decepcionado de Atenea aparece sin estar acompañado por el gesto amenazante de Hera en Niklaus Manuel (1518).

En cuanto a las fuentes literarias para el gesto de Atenea, Homero e Higino han expresado que ella se siente ofendida y ofuscada a la par que Hera, pero no precisan un sentimiento bochornoso. Éste podría extraerse desde las duras palabras que le dirige Afrodita según la versión de Coluto:

“«¡Cómo te jactas en vano, Atritone, tú, a quien no ha engendrado boda ni ha parido madre, sino que un férreo tajo y una raíz de hierro te han hecho brotar sin parto de la cabeza paterna! ¡Cómo, cubierto tu cuerpo con túnica de bronce, rehúyes el amor y te aplicas a los trabajos de Ares, ignorante de la armonía, desconocedora de la concordia! ¿No sabes que las Ateneas como tú, que se ufanan de los gloriosos combates, son más débiles cuando, a juzgar por sus miembros, no resultan ser ni hombres ni mujeres?»

“Esto decía Cipris insultando a Atenea. Así ella obtuvo el premio de la belleza destructor de una ciudad desplazando a Hera y a la indignada Atenea” (p. 296).

En este texto queda abierto el camino, pues, para mostrar a una Atenea avergonzada a causa del Juicio de Paris.


Conclusiones

Claude Lévi-Strauss considera irrelevante un cuidado en la pulcritud y corrección de las traducciones cuando nos enfrentamos con textos míticos, puesto que su universalidad los faculta para amoldarse a cualquier lengua sin perder nada de lo que esencialmente los constituye. Esta misma universalidad nos sirva ahora, pues, para justificar el resurgimiento de una gestualidad plástica utilizada durante el siglo VII a.C. en otra obra del siglo XV d.C. cuyo autor ignoraba la anterior, pero conocía el mismo mito que el fabricante de aquel peine de marfil alejado por más de un milenio desde él. Afirmaremos, entonces, que; sobre la base de narraciones míticas similares o casi homólogas —con un substrato común—, obtendremos productos plásticos con rasgos que pueden llegar a ser idénticos o muy semejantes entre sí, sin que haya un conocimiento de las obras ajenas o anteriores por parte de cada autor.

Hay diferencias de estilo y técnica entre las obras mostradas y las mencionadas, pero obedecen —sobre todo— a corrientes epocales. Algunas ofrecerán grandes paisajes naturales, otras mostrarán varios conjuntos de personajes interactuando, otras representarán solamente la escena del Juicio de Paris, etcétera. También será posible encontrar distintas técnicas: pintura —con diversos materiales— sobre telas o muros, dibujos, grabados, pinturas en vasos e incluso algún mosaico. Todas estas particularidades dependerán de las corrientes estilísticas de cada época y no alterarán el fondo del mito, porque éste sigue apareciendo igualmente en los textos donde es narrado y desde donde lo han recogido sus representantes plásticos (si acaso no lo han copiado desde otro autor).



Bibliografía

ALAMILLO, Assela, 2003, “El Juicio de Paris a través de la imagen” [documento web], en http://www.ucm.es/info/seic/conferencias/paris.htm, visitado el 21 de octubre del 2006.

COLUTO, 1987, El rapto de Helena, Madrid, Gredos.

HOMERO, 1991, Ilíada, Madrid, Gredos, trad. por Emilio Crespo Güemes.

HYGINVS, Caius Iulius, 1578, Fabularum Liber, Parisiis, Apud Gulielmum Iulianum.

REINHARDT, Karl, 1997, “The judgement of Paris”, en WRIGHT, G. M., y JONES, P. V., Homer: german scholarship in translation, pp. 170-191, Oxford, Clarendon Press.

VIRGILIO, 1997, Eneida, Madrid, Gredos.


______________________________________________________

[1] Paris antepuso el último regalo a los primeros y juzgó que Venus era la más bella, por lo cual Juno y Minerva se volvieron enemigas de los Troyanos.

[2] Probablemente inspirado en la pintura atribuida a Veneziano, siempre representa a Atenea de espaldas, a Hera de frente y a Afrodita de medio perfil.

martes, 8 de enero de 2008

Informe acerca del sistema político del principado bajo Augusto

Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación
Facultad de Historia, Geografía y Letras
Centro de Estudios Clásicos

Cátedra Historia de Roma
Profesor Erwin Robertson
Alumno Cristian Mancilla




INTRODUCCIÓN

El presente informe tiene como propósito referirse suscintamente al sistema político del principado bajo Augusto en el Imperio romano aproximadamente entre los años 31 a.C. y 14 d.C. Llamamos «principado» al sistema político según el cual un hombre que ha efectuado una actuación excepcional en la República de Roma es reconocido públicamente como princeps ciuium y ejerce un poder extraordinario en la dirección del Estado, abarcando las magistraturas más importantes (o los poderes que les corresponden a ellas) de la República. Establecemos las fechas tentativas del 31 a.C. y 14 d.C. porque Augusto falleció durante este año y obtuvo su victoria en Accio contra Antonio en aquél, obteniendo de hecho el poder político sobre la mayor parte de los territorios del Imperio romano.

Los hechos referidos comienzan con la muerte de César, continúan con la alianza de Octavio con el Senado contra Antonio y Lépido, siguen luego con la institución del segundo triunvirato y culminan con la victoria definitiva sobre Antonio en Alejandría y el gobierno unipersonal de Octavio sobre Roma y su Imperio. Intentaremos describir, pues, cómo se desarrolló el sistema político que convirtió a Octavio en Augusto y cómo él administró el Estado después de ser instituido como tal.

Augusto puede ser considerado el primero de los emperadores romanos, puesto que él sentó las bases de la administración del Estado según el tipo de gobierno unipersonal que adoptó. César, probablemente, también pretendió hacerlo, pero su asesinato impidió que desarrollara acabadamente el sistema político que aseguraría la sucesión del poder en manos de una dinastía conformada por los Iulii y los Claudi Marcelli. Augusto pudo evitar la animadversión de la que fue víctima su padre adoptivo y, además, pudo mantener un gobierno firme que asegurara la continuidad del sistema político, mantuviera unido el Imperio y legara una memoria eterna hacia el futuro.

La metodología usada para la recolección de los datos ha sido la revisión y resumen de fragmentos de obras especializadas en torno al periodo que tratamos, considerando a los autores Pierre Grimal y Marcel Le Glay. Para la exposición de los datos, consideraremos, en primer término, una síntesis panorámica de la situación y los hechos generales, continuando luego con cuatro apartados: uno dedicado a la situación en Roma, otro dedicado a la administración de las provincias, otro centrado en la política exterior y un último centrado en algunos aspectos sociales.


SÍNTESIS INTRODUCTORIA

Después de vencer a Antonio y asegurar la reconquista de Oriente, Octavio se hizo con el poder sobre Roma, reunió en torno suyo los restos del partido senatorial y aceptó el título de Augustus, rechazando el de rey: el epíteto Augustus expresa un carácter «feliz», se relaciona con augur, implica buenos auspicios para las cosas comenzadas por el nuevo amo y «aísla» el carácter irreemplazable y casi mágico de la persona real, adquiriendo la otorgación del título el carácter de un nuevo pacto entre la ciudad y los dioses, encarnado en la persona sagrada del príncipe. Durante el medio siglo aproximado del gobierno de Augusto, siempre pareció que no se imponía un sistema político, sino que Roma misma descubría cada vez las soluciones necesarias para sus situaciones, y Augusto supo dar audiencia sabiamente a todas las voces de la comunidad romana sin ahogar ninguna de ellas, al tiempo que poetas y pensadores se encontraron para celebrar el advenimiento de una romanidad imperial. La ambición de Augusto salvó y posibilitó la inmortalidad de la civilización romana: ahora, además, los pueblos dominados van adquiriendo mayor importancia, el Senado ya no es más que un consejo de altos funcionarios, los administradores se han convertido en agentes del gobierno y los jefes militares, en lugartenientes del príncipe. Durante el Imperio de Augusto, fue restablecida la paz, fueron aseguradas las fronteras, fueron pacificadas las provincias y parecía que Roma había alcanzado la mayor extensión posible. En los hechos, todo dependía del emperador, aunque en derecho subsistía la República, lo cual constituye un punto débil del sistema —puesto en tela de juicio con cada cambio de reinado— y Augusto intentó solucionarlo designando distintos sucesores a lo largo de su gobierno: finalmente, al morir en el año 14 d.C., lo sucedería su yerno Tiberio.



LA SITUACIÓN EN ROMA

Cuando murió Antonio y Octavio contuvo todo el poder, no era posible que éste instituyera la dictadura o la monarquía ni que restaurase la República (el sistema de ésta): ella había funcionado durante un siglo con la interposición entre el princeps de hecho y los órganos efectivos del poder, de modo que las decisiones surgían desde una deliberación entre ellos y el princeps, quien es jurídicamente igual a los otros magistrados, pero su auctoritas es debida a su dignitas y a su carisma, las cuales inspiran que ellos sean aclamados imperatores por sus soldados. Otro carisma era el emanado desde los quirites, pues el pueblo era soberano de la vida pública y los tribunos encarnaban su majestad: así que Octavio se atribuyó el poder tribunicio, siendo inviolable desde el 36 a.C. y obteniendo el ius auxilii el 30 a.C. Pero Octavio ejercía también el consulado anualmente desde el 31 a.C. y esta situación no podía perseverar porque el consulado no podía quedar sujeto a las prerrogativas del tribunado. El Senado conservaba la tradición republicana y el problema consistía en asociar su organización oligárquica con el poder efectivo. Pero Octavio le entregó el Estado al Senado y al pueblo de Roma el 13 de enero del 27 a.C., admitiendo solamente la gobernación proconsular de España, Galia y Siria.

No obstante, el Senado decidió otorgar el título de Augustus a Octavio, reconociendo su auctoritas y expresando su naturaleza sagrada y ubicándolo por encima de la ciudad; renombró Augustus el mes Sextilis, le permitió plantar un laurel frente a su casa y le concedió un escudo de oro en la curia.

En los hechos, Augusto siguió detentando un gran poder: poseía el imperium proconsular, sólo tres provincias (aparte de las suyas) dependientes del Senado tenían ejército, es cónsul todos los años, designando a sus amigos para ocupar el otro cargo: Agripa (28 y 27 a.C.), Tito Statilio Tauro (26 a.C.), Marco Junio Silano (25 a.C.) y Cayo Norbano Flaco (24 a.C.); en el 23 a.C., se producirá otra crisis que modificará el sistema de gobierno.

El 23 a.C., el cónsul Aulo Terencio Varrón Murena fue descubierto como conspirador contra Augusto y muerto: esto señala que un amigo de Augusto podía odiar el nuevo régimen. Augusto enfermó y, creyendo que moriría, le entregó los asuntos secretos de la administración al nuevo cónsul Calpurnio Pisón y su anillo “principial” a Agripa, dividiendo al Estado entre las cuestiones públicas y lo propio del príncipe. Pero Augusto sobrevivió y tomó la decisión de separar la casa del príncipe y las magistraturas, renunciando al consulado (nombra a Lucio Sestio) y conservando su poder tribunicio y revistiéndose del imperium consular en todo el Imperio y también en Roma, lo que implicó la presencia de fuerzas armadas en la Vrbs. Esto no resolvía la permanencia en y la sucesión del poder imperial: entonces Agripa fue designado para representar a Augusto “más allá del mar Jónico”. Marcelo era el sucesor con el que Augusto pretendía asegurar la dinastía de los Iulii con los Claudii Marcelli y reconciliar a la oligarquía con la gens elegida, pero aquél falleció el mismo 23 a.C. Este año es importante porque la literatura (Odas de Horacio, Elegías de Propercio y el canto VI en la Eneida de Virgilio) hizo tomar conciencia a la élite y esto coincidió con un hondo temor ante la amenaza de carestía en el pueblo romano, el cual impidió que Augusto marchara hacia Oriente y le ofreció la dictadura o el consulado vitalicio, pero él rechazó estos cargos y siguió actuando como un protector y solucionó la escasez con una praefectura annonae encargada de atender los servicios (quitándole esta función al Senado), financiándose con sus recursos personales: el fiscus. Las finanzas del Imperio fueron divididas en el fiscus y el aerarium Saturni: éste era administrado por dos pretores (desde el 23 a.C.) y recibía los ingresos de las provincias senatoriales; aquél recibe ingresos desde provincias o dominios imperiales o desde monopolios fiscales y es administrado por procuradores surgidos desde el orden de los caballeros, quienes ejercerán sus competencias habituales en favor del príncipe y recorrerán un cursus de procuradores, satisfaciendo su sentimiento de dignitas. Las Odas de Horacio y el libro VI de la Eneida muestran que Roma no traiciona su pasado con estos acontecimientos, sino que recupera su verdadero aspecto, alcanzándose una esperada Edad de Oro con Augusto: el nuevo ciclo comenzará el 17 a.C. Augusto había convertido a Agripa en su yerno el 22 a.C. y el 17 adoptó a los dos hijos que él tuvo con Julia: esto impedía que Agripa sucediera a Augusto, pero su imperium consular fue aumentado el 18 a.C. y, además, le fue conferido el poder tribunicio por cinco años.

Augusto rechazó una «curatela de las costumbres y de las leyes», pero igualmente dictó la Lex Iulia de maritandis ordinibus y la Lex Iulia de adulteriis el 18 a.C., con las cuales buscaba evitar la disminución de familias con rango senatorial y la mezcla de sangres, pues los romanos consideraban que la italica pubes conformaba una raza elegida y Horacio estimaba que muchas romanas casadas se entregaban a los ricos negociantes provincianos. El libertinaje de algunos senadores y sus hijos amenazaba la estabilidad de la clase dirigente, de modo que la Lex Iulia de maritandis ordinibus creaba privilegios para los padres de tres o más hijos a la vez que sanciones para los solteros «pertinaces». Al mismo tiempo, se limitaron las consecuencias de las manumisiones y se manifestó una tendencia al inmovilismo en la política de Augusto. Él no era un hombre doctrinario ni un ideólogo, sino que impovisa de acuerdo a la situación y considerando ciertas influencias personales, de modo que —ante una ciudad entregada al poder de uno solo— utilizó a Roma tal como ella era y medió entre un pueblo ávido de justicia y una aristocracia infiel a su misión: él salvó y contribuyó a formular más claramente la idea romana.



ADMINISTRACIÓN PROVINCIAL

Hasta ahora, las provincias habían sido consideradas como inagotables fuentes de beneficios, pero con el principado comienza una era de estabilidad e integración con el Imperio. Hasta la batalla de Accio, las provincias no tienen otro rasgo común que el depender de la autoridad y la ley de Roma; durante la República, nadie habría pensado en una organización uniforme para ellas, puesto que cada una había entrado en condiciones peculiares a la comunidad romana. El Imperio se distingue entre un Occidente “barbárico” y un Oriente de vieja cultura: en éste se habla griego —la lengua de la cultura— y en aquél se observa el progreso del latín ante el retroceso de las lenguas vernáculas. Esta dualidad significa problemas distintos en uno y otro sector y los romanos no uniformaron, aunque sí utilizaron el mismo personal dirigente; pero en uno y otro lado se compartía el ideal de la ciudad, en torno a la cual se unificará el Imperio.

Antonio había recorrido Oriente como un rey, cediendo a sus tentaciones, pero Octavio se preocupó por mantener el equilibrio tradicional en el Imperio. Egipto era un reducto monárquico y Cleopatra, símbolo de la realeza, de modo que ella no podía permanecer en el trono ni ser reemplazada por un rey vasallo, aunque tampoco era posible extirpar la monarquía desde Egipto. Entonces Octavio decidió que él mismo sería rey de Egipto, pero que un praefectus —Cornelio Galo—, considerado «amigo del rey» por los egipcios, lo substituiría: así el príncipe no se contagiaría de realeza. Aunque Galo cayó en desgracia el 27 a.C. —acusado de atraerse los honores reales—, fue sucedido por otros praefecti y la máquina administrativa montada por los Lágidas continuó funcionando, aunque con Egipto como un Reino cerrado sobre sí mismo. Esta solución se ceñía al principio de conservar la forma de gobierno en el pueblo conquistado, aunque la mayor parte de los territorios orientales quedó dividida en provincias; aun cuando la libertad de las ciudades estaba protegida y limitada por el Senado, el recurso al Senado tendió a ser substituido por una apelación directa al príncipe, considerado protector y árbitro supremo, a pesar de que esto ocurre al margen del estatuto jurídico. Las diferencias en los estatutos de las ciudades y las personas ocasionaban situaciones complejas que podían ser resueltas por el príncipe: así, Augusto intervino en Cirene el 6 a.C. con un edicto para decidir que los 215 ciudadanos romanos domiciliados allí no estarían exentos de los impuestos locales, salvo por decisión especial de la administración romana. Probablemente para remediar esta dificultad, Augusto favoreció la formación de ligas entre las ciudades menos importantes: así surgieron la Liga de los laconios libres, la Liga aquea, la Confederación tesalia y la Liga macedónica. Estas ligas eran organismos supranacionales dedicados a conocer los asuntos comunes de ciudades unidas por lazos históricos, raciales, religiosos o geográficos que celebraban asambleas donde se formaban movimientos de opinión y era importante que el príncipe tuviera sus agentes.

Occidente había permanecido al margen de la guerra civil: en España, hubo sublevaciones indígenas y una gran revuelta el 52 a.C. en la Galia, pero la guerra colectiva contra Roma había pasado. En África, César había vencido al ejército pompeyano y al rey Juba I y luego formó una Africa Noua junto a la Africa Vetus y cedió las regiones ocupadas por tribus nómadas a Boco, rey de Mauritania. Augusto conservó esta organización, incluyó toda la Numidia en la provincia de África y cedió el Reino de Mauritania a Juba II (hijo del primero): este rey civilizó, helenizó y pacificó el Oeste africano. Galia y España fueron incluidas sólo en provincias por razones geográficas, pero igualmente la Hispania Vlterior fue dividida en las provincias Bética y Lusitania y la Hispania Citerior fue renombrada Tarraconense, mientras que en Galia se mantuvieron las divisiones de César con las provincias Aquitania, Céltica (Lugdunensis) y Bélgica, aunque con variaciones territoriales. El 43 a.C., Munacio Planco fundó Lyon, ciudad proyectada por César e instituida en centro nacional de Galia: desde el 12 a.C., cada 1ro de agosto se reunían delegados de las ciudades de las provincias galas para celebrar un sacrificio ante el altar de Roma y Augusto y una asamblea; también en Lyon funcionaba un consejo constitudo por un inquisitor Galliarum, un iudex arcae Galliarum y un allectus, quienes representaban a Galia y transmitían al príncipe los deseos de las ciudades. Hubo una institución similar en Hispania con un altar en Tarraco, aunque sin revestir un carácter federal.

El culto dedicado a Augusto es un fenómeno generalizado y con causas particulares en cada lugar, aunque es posible decir que surge espontáneamente desde muchedumbres entusiastas y que será uniformado en torno al Genius Augusti y confiado a libertos y gentes humildes. Este culto había comenzado antes de Accio y luego se extendió, adoptando las formas tradicionales de la monarquía en Oriente e introduciéndose el nombre Octavio en el canto de los salios; se rinde culto, sobre todo, a las potencias benéficas que lo rodean: la Victoria, la Fortuna, la Pax Augusta (con un altar en el Campo de Marte el 13 a.C.), la Concordia, la Securitas, la Justicia, etcétera; luego se crearon colegios de seis miembros (seuiri augustales) para celebrar el culto del Genius asociado a los Lares. Augusto era, pues, mediador de lo divino y estaba destinado a una divinización total después de su muerte.



POLÍTICA EXTERIOR

Augusto intentó precisar la forma y límites del mundo: al Norte estaban los hielos; al Sur, el caluroso Sahara; al Oeste, el Océano; el verdadero problema era el Este y por ello se organizaron expediciones para definir rutas hacia India o reunir datos que esclarecieran la política exterior. Con la paz restituida en el Imperio, era posible atender aquello que lo rodeaba y pueden distinguirse cuatro grandes «sectores» en el mundo bárbaro: Germania, los países de los dacios, los países de los escitas y el imperio parto.

Las delimitaciones provinciales solían ignorar los imperativos geográficos: Augusto intentó resolver las dificultades en los sectores más importantes y, queriendo consolidar la bisagra entre provincias orientales y occidentales, notó la vulnerabilidad de la península itálica y se propuso corregirla asegurando, en primer término, la paz en España y Galia. También se decidió pacificar las regiones de los Alpes: el 16 a.C., Publio Silio Nerva pacificó los valles entre el lago de Garda y la Venecia Julia; en el 15 a.C., Druso se dirigió al valle del Inn y fue alcanzado por Tiberio y lucharon contra los montañeses de Vindelicia junto al lago de Constanza el 1ro de agosto; entonces Augusto creó las provincias de Retia y Nórico, protegiendo las vías de acceso hacia Italia. Luego fueron pacificados los Alpes del sur, creándose la provincia de los Alpes marítimos y un reino de los Alpes Cotios: el 6 a.C. se alcanzó la pacificación total de las rutas entre Galia e Italia, lo cual fue conmemorado con un trofeo en el punto más alto de la ruta costera. La guerra de Panonia, dirigida por Agripa y Tiberio entre el 13 y el 9 a.C., tenía los objetivos de comunicar Viena con Macedonia más directamente y de dominar más firmemente los países montañosos y resultó en la creación de las provincias de Panonia y Mesia. Resueltos esos asuntos, restaba la amenza de los germanos sobre Galia: durante algún tiempo, no hubo más que escaramuzas, pero el 16 a.C. los germanos vencieron al legado Marco Lolio y, cuatro años más tarde, Augusto organizó una operación de gran envergadura contra Germania bajo la dirección de Druso. Él logró importantes triunfos, pero murió el 9 a.C. y fue reemplazado por Tiberio, quien terminó de conquistar Germania tres años después. Pero la provincia de Germania sería efímera, pues en Bohemia había surgido el próspero reino de Maroboduo, que no pudo ser reducido a causa de la sublevación del Ilírico, y más tarde (9 d.C.) se produjo el desastre de Varo, cuyas legiones fueron aniquiladas por Arminio: esto obligó a los romanos a retroceder hasta el Rhin. En Oriente, por otra parte, Augusto renunció a los proyectos de César y los sueños de Antonio, pero igualmente trató de enmendar la humillación de Carres y de establecer el dominio romano sobre Armenia, tarea que resultó infructuosa y le costó la vida del mayor de sus nietos, Gayo, el año 4 d.C.



ASPECTOS SOCIALES

Con Augusto, muchos caballeros ocuparán funciones importantes, siendo acusados de aceptar la confiscación de la República por un monarca a cauya causa se dedicarían; la distinción entre caballeros y senadores estaba dada por el ejercicio oficial del poder, pues aquéllos fueron numerosos en los servicios de la República desde el 44 a.C. y esto los preparó para enmarcar la administración imperial y constituir una «nobleza de Imperio», pasando de buenos soldados y eficaces financieros durante la República a excelentes funcionarios en el Imperio.

Los libertos, por su parte, solían ser hábiles financieros e intervenir en los negocios de los poderosos, ocupando funciones tanto financieras como de secretarios y agentes secretos para sus patronos; bajo la República, existían serui publici con funciones importantes en la vida del Estado: con Augusto, los libertos adquirirán posiciones cada vez más influyentes y constituirán los órganos menores de la administración civil y financiera del nuevo Estado.



CONCLUSIÓN

Podríamos afirmar, por una parte, que Octavio estuvo sujeto a las circunstancias y, por otra, que supo aprovecharlas bien y volverlas a su favor. Es un hecho que fue prácticamente obligado a asumir el mando sobre Roma y a no abandonarlo como pretendió el 27 a.C., pero también es cierto que su alianza con el Senado contra Antonio y Lépido, al igual que la posterior configuración del triunvirato con ellos mismos, fue una movida que difícilmente estimaremos como casual. Por otra parte, también es posible afirmar que recibió con justicia el título de Augustus, puesto que en verdad parecía que todo lo que emprendía estaba rodeado de buenos auspicios, aunque igualmente hay excepciones que llegan a ser cruentas, como la muerte de su nieto Gayo en campaña hacia Armenia. Más aún, la estabilidad general alcanzada por el Imperio durante su reinado es motivo de admiración y hace que dudemos en creer que gozó de condiciones favorables heredadas desde el pasado, que sencillamente tuvo suerte o que en verdad era un genio de la administración pública y supo gobernar sabiamente el ingente Imperio que tenía a cargo.

Recapitulando, diríamos que Octavio gozó de una fama excepcional que lo elevó a la condición de Augustus, que detentó un enorme poder tanto sobre Roma como sobre las provincias, que Roma se había vuelto dependiente de él y debía resolver el problema de la sucesión en el poder, que intentó preservar la integridad de la clase dirigente, que adquirió un poder extraordinario y de hecho sobre las provincias y sus habitantes, que dotó de organizaciones propias y romanizadoras a las provincias, que recibió un culto especial, que se preocupó por conocer el «resto del mundo», que pacificó algunas provincias y delimitó algunas zonas del Imperio y que dio mayor importancia a los caballeros y los libertos en su administración. Todo esto forma parte de su magnífica gestión como princeps del Imperio romano.

En fin, lo más admirable del sistema político de Augusto podría ser ese aparente azar bienafortunado que encuentra soluciones adecuadas para los problemas que van apareciendo espontáneamente con el desarrollo de los sucesos en la Vrbs y el resto del Imperio. Esto también hace sospechar acerca de si Augusto tenía un plan de gobierno bien definido o se dejaba guiar, sencillamente, por las circunstancias de cada situación hacia la mejor de las soluciones que hallara en ese momento. Sea de una u otra manera, igualmente podemos hacer una evaluación positiva del gobierno dirigido por Augusto y del sistema creado por él.



BIBLIOGRAFÍA

GRIMAL, Pierre (comp.), 1980, La formación del imperio romano, Madrid, Siglo Veintiuno, trad. por Ignacio Ruiz Alcaín, Marcial Suárez y Antón Dieterich.

GRIMAL, Pierre, 1999, La civilización romana, Buenos Aires, Paidós, trad. por J. de C. Serra Ràfols.

LE GLAY, Marcel, 2001, Grandeza y decadencia de la república romana, Madrid, Cátedra, trad. por Antonio Seisdedos.